Why We Still Romanticize Artists Who Behaved Terribly

It’s not just painters—ask those who’ve lived among filmmakers, musicians, and authors. The greats are not always destructive egotists, but a striking number have been. Which raises an uneasy question: Could behaving horrendously make the art better?
— Leer en www.artsy.net/article/artsy-editorial-romanticize-artists-behaved-terribly/amp

Algunos vinculan la mente desquiciada con la creatividad, como si la vida caótica pudiera ser evidencia de un regalo. Pero el caos no es un gran arte. Más bien, vende al artista como grandioso.

El hombre salvaje es lo que devoramos en las biografías de los artistas, al igual que admiramos a los mafiosos en la pantalla. Nosotros, que nos sometemos a las reglas de la sociedad, reprimimos el egoísmo natural, vemos a los forajidos con un escalofrío de admiración. Representan nuestras fantasías, burlándose de las reglas, ganando respeto de todos modos. Nadie disfruta de un artista con buen comportamiento

Alyda
Nací en la ciudad de México, estudié Master en Artes Visuales en la Academia de San Carlos (UNAM). Me encanta la pintura y me gusta investigar, generalmente busco maneras de proponer nuevas formas de expresar, razón por la cual verás que mi trabajo de arte tiene varios estilos y medios. Mis inspiraciones: Vida, caos, humano, amor, tierra El conocimiento de la geometría en general y la geometría fractal en el individuo, junto con la teoría del orden generador del caos ha sido una de mis mayores pasiones

Tu opinión

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: